Los Reyes Magos, los regalos y la psicología

Los regalos y la psicología

Los Reyes Magos, los regalos y la psicología

Los Reyes Magos no siempre traen lo que nuestros pequeños les piden, pero… ¿de quién es la responsabilidad? Los Regalos y la psicología.

A veces los adultos nos ejercemos demasiada presión con este tipo de eventos, festividades y “fiestas con regalos”. De nosotros depende el valor que nuestros pequeños den a esos regalos, o de las emociones que consigamos generar en este tipo de festividades.

Los regalos y la psicología

¿Dejamos que pidan todo lo que quieren? ¿Los deseos son solo materiales? ¿Estamos seguros de poder cumplir sus expectativas para con los regalos, como ayudantes de los Reyes Magos?

Sabemos que, como padres, enfrentarse a estos momentos tan importantes en la vida de nuestros hijos, por los valores educacionales y vitales que les vamos a enseñar con ellos, es importante.

Atrás dejamos las connotaciones religiosas y de ideologías en este post. Solo queremos dejaros algunos consejos para afrontar el tema “regalos de navidad desde el punto de vista de la psicología”. Es decir, esto sería también aplicable a regalos de cumpleaños u otros eventos.

la psicologia de los regalos

La Psicología de los Reyes Magos

Ya que a los padres nos han sido encomendada una tarea dificilísima, como ayudantes de los Reyes Magos, aquí van algunos consejos para gestionar las cartas y los regalos.

Los Regalos y la Psicología:

  1. Si no van a poder tener lo que han pedido, educa en la idea de que los regalos son sorpresa y que son afortunados por lo que les traigan.
  2. No le des la espalda a la realidad. Fomenta el valor de compartir y reciclar juguetes para personas más desfavorecidas, ve con ellos a donar sus juguetes “antiguos” a lugares de recogida de la ciudad.
  3. No te excedas en los regalos, a veces los padres incurrimos en proyectar nuestros deseos pasados de la infancia, y no es lo que ellos necesitan. Los niños con menos juguetes, juegan más con ellos
  4. No te pierdas en la Navidad, vívela con valores e incúlcalos.

Ahora bien, no olvidéis que el mejor regalo que se le puede hacer a un hijo no lo envían por Amazon ni tampoco es demasiado caro. Si hay algo que siempre quieren y disfrutaran enormemente es de vuestro tiempo, de vuestra atención. Sacad tiempo para escucharles acerca de lo que les gusta, hablad de lo que os gusta a vosotros y tiraos al suelo a jugar con ellos. Ese sí es un regalo que, un poquito cada día de aquí hasta la próxima Navidad, será imborrable de su memoria.

Albor Psicología
info-alcala@gac.com.es
Sin comentarios

Publicar un comentario

4 × cuatro =