Atención a menores de 7 a 11 años

La segunda infancia es un periodo de crecimiento y consolidación de numerosas habilidades, gran parte de ellas escolares, que resultarán necesarias para el desarrollo y éxito futuro.

Las diferencias individuales, presentes tanto en los menores como de su contexto familiar y escolar, influyen en lograr unas buenas habilidades de autonomía personal, escolares y sociales. Algunas de estas diferencias pueden suponer una dificultad para alcanzarlas y, por lo tanto, pueden necesitar de una intervención adecuada a las características de cada menor, familia y situación.

Los profesionales del Grupo ALBOR-COHS estamos especializados en psicología educativa y de la salud y disponemos de una amplia experiencia y de los métodos e instrumentos más eficaces para ayudar a los menores que puedan tener alguna necesidad.

Para iniciar nuestras intervenciones con menores, valoramos las características personales de cada caso y sus circunstancias mediante una Evaluación Psicoeducativa Integral, con la finalidad de diseñar y llevar a cabo un Plan Individualizado de Ayuda al Desarrollo de cada menor.

Objetivos

 

En caso de menores de 7 a 11 años de edad, nuestros objetivos son los siguientes:

  • 1

    Evitar o reducir problemas que tengan su origen en aprendizajes inadecuados o en el retraso en adquirir habilidades

  • 2

    Resolver situaciones de malestar emocional que dificulten el desarrollo completo del potencial de aprendizaje.

  • 3

    Lograr la adquisición de actitudes, hábitos y valores necesarios para la adaptación al contexto

Protocolo de atención a la infancia

 

Las fases del protocolo de actuación buscan favorecer el logro de los resultados deseados:

Evaluación, específica o general, de capacidades, retrasos y/o dificultades.

Elaboración de conclusiones diagnósticas y/o informe.

Propuesta de plan de intervención y valoración de avances y dificultades.

Ejecución del plan de intervención ajustando en cada caso, las acciones, la coordinación y la evaluación de avances y dificultades.

Propuesta de alta inicial y seguimiento del desarrollo posterior del menor.

DIFICULTADES DE APRENDIZAJE y Problemas de conducta

 

La mayor parte de los casos de menores se pueden clasificar en Problemas de Conducta o Dificultades de Aprendizaje, además de que suelen encontrarse relacionados entre sí. Un aspecto que nos diferencia en el abordaje de estos casos es el método que seguimos en todos nuestros Centros. Cuando una familia deposita su confianza en nosotros, iniciamos una Valoración Integral. Durante este proceso todas las variables implicadas en el desarrollo del menor son evaluadas, tanto en el contexto escolar, como en el familiar y social. Tras analizar los factores evaluados, relacionándolos entre sí, establecemos una hipótesis que explique las dificultades del menor y se informa a los padres del mediante un Informe PsicoEducativo que se les explica detalladamente los resultados obtenidos y nuestras conclusiones.

Este informe incluye un Consejo Orientador con propuestas para el profesorado, la familia y el menor. De esta manera, cada intervención responde a un plan concreto, individual y estructurado, que permite al especialista realizar un seguimiento de la eficacia de la intervención.

En el Grupo ALBOR-COHS trabajamos con los supuestos siguientes:

  • No hay dos personas iguales, por muy parecidos que sean entre sí.
  • El afecto, la comprensión, la tolerancia y la paciencia de los padres son aspectos muy deseables pero insuficientes para resolver los problemas de conducta de los hijos.

  • No hay “recetas educativas” universales que resuelvan todos los problemas.
  • Los libros y conferencias sobre técnicas educativas pueden ser de ayuda pero suelen resultar insuficientes para que los padres resuelvan por sí mismos las situaciones educativas más difíciles.

Actuaciones integrales

 

Dada la amplia variedad de factores que afectan a un desarrollo adecuado, consideramos que la mejor forma de intervenir requiere un enfoque global. Esto lo logramos llevando a cabo actuaciones sobre los actores principales: el propio menor, su familia y el profesorado.

Para resolver la solución, buscamos lograr la implicación de todos los intervinientes, ya sea con los menores a través del entrenamiento de habilidades y el cambio de hábitos y actitudes, o con los adultos mejorando su comprensión de la situación y la planificación de las estrategias educativas adecuadas.

El contexto escolar es el escenario de buena parte de las experiencias vitales de los menores, tanto con iguales como con adultos. Por esta razón, la escuela es otro de los focos de nuestras actuaciones. La coordinación de esfuerzos y colaboración entre todos es la mayor garantía para lograr los objetivos propuestos en el menor tiempo posible y con la mayor satisfacción.

Situaciones que solemos atender

  • Problemas de Lenguaje Oral
  • Dislexia
  • Déficit de Atención
  • Retraso en los Aprendizajes
  • Comprensión Lectora y Matemática
  • Retraso en el Desarrollo

  • Retraimiento Social
  • Habilidades de Estudio
  • Agresividad
  • Acoso Escolar / Bullying
  • Celos
  • Miedos Infantiles

  • Fobias
  • Baja Autoestima
  • Inseguridad
  • Perfeccionismo
  • Ansiedad
  • Negativismo / Desobediencia

… o dicho en otras palabras

  • “No se le entiende bien al hablar”
  • “Tartamudea”
  • “Parece que no entiende lo que le dices”
  • “Escribe muy despacio”
  • “Nadie entiende su letra”
  • “No entiende lo que lee”
  • “No lee igual de bien que el resto de su clase”
  • “No para quieto, se levanta constantemente”
  • “Se pasa el día molestando a sus compañeros/hermanos”
  • “Suele jugar solo en el recreo”
  • “Prefiere estar solo”
  • “Dice que es tonto y que no vale para nada”
  • “Agrede a insulta a sus compañeros, incluso a los profesores”
  • “No respeta las normas”
  • “No sabe expresarse por escrito”
  • “Es inmaduro”
  • “Es muy lento para todo”
  • “No presta atención en clase”
  • “Si no me pongo con él, ni estudia ni hace los deberes”

WhatsApp chat