¿Qué necesitarán los escolares tras el confinamiento?

Qué necesitarán los escolares tras el confinamiento

¿Qué necesitarán los escolares tras el confinamiento?

Hemos preparado este post para resolver algunas cuestiones sobre Qué necesitarán los escolares tras el confinamiento. Esperamos que os sea de utilidad y os invite a la reflexión. Os leemos en los comentarios.

Consecuencias de la Covid-19 para los Escolares

La pausa que hemos vivido durante estas largas semanas tendrá unos efectos diferentes en cada uno de nosotros. A pesar de que toda actividad se ha detenido, el tiempo ha seguido pasando. Y este paso del tiempo es, casi con total seguridad, el dilema más importante al que nos enfrentamos, aunque no el único.

Los niños en edad escolar han vivido una reducción de sus contactos sociales, sin ver a sus amigos o a la persona que les gusta, sin visitar a sus abuelos… Es, sin duda, poco agradable para ellos. Pero un par de meses de distancia social es algo que no va a tener graves consecuencias a medio ni largo plazo.

Sin embargo, sí puede haber otro tipo de consecuencias:

Dificultades de aprendizaje que se han precipitado tras la Covid-19

Por muchas declaraciones que hagan las autoridades, no es cierto que los centros escolares estuvieran preparados para pasar a un formato de teleformación de un día para otro. Y si ellos no lo estaban, menos aún las familias y los alumnos. Entre los chicos y chicas con los que hemos continuado trabajando en estas circunstancias, muchos están hablando de tele-deberes, no de clases a distancia. No es posible generalizar que este sea el caso de todos, pero tampoco se puede negar que esto es algo que está ocurriendo.

Este cambio de paradigma de la docencia, del rol del profesor y del alumno, supone aún más obstáculos para aquellos alumnos que iban regular o que avanzaban con dificultades y grandes esfuerzos debido a alguna característica personal o de su situación. Alumnos que iban bien pueden haber empeorado su rendimiento, pero es un tropezón asumible. Sin embargo, los alumnos que alcanzaban las metas más apurados van a  promocionar al siguiente curso habiendo tenido importantes dificultades que hubieran podido ser menores (o incluso pasar aún desapercibidas) si las clases presenciales hubieran continuado.

No podemos saber cómo van a lidiar exactamente los planes educativos con estos retrasos que han podido dar lugar a que los progresos regulares de algunos alumnos hayan pasado a convertirse en escasos progresos o ninguno en absoluto. Sin embargo, las familias podrán buscar ayuda psicoeducativa para el curso próximo, con el objetivo de reforzar las competencias de sus hijos y reducir los riesgos que puedan acumularse en adelante.

Miedo a salir y al contacto social de los niños en edad escolar

Algunos menores van a sentir un tremendo miedo de volver a la calle, a las clases y a juntarse con gente. Las circunstancias que hemos vivido hacen que esta sea una respuesta natural y protectora, pero, si no está bien gestionada, puede derivar en una situación muy limitante para ellos.

El miedo o la ansiedad nos provocan respuestas de evitación:

  1. Me da miedo contagiarme.
  2. En la calle o en clase puedo contagiarme.
  3. Solo pensar en salir me produce ansiedad.
  4. Decido quedarme en casa, dejo de sentir miedo y recupero el equilibrio.

Esta secuencia es esperable por parte de muchos menores. Incluso es perfectamente comprensible. El problema radica en que, tal y como bien sabemos los psicólogos conductuales, seguir ese patrón de comportamiento consigue que el miedo no se reduzca nunca y que incluso pueda intensificarse con cada repetición del patrón de evitación.

En ocasiones, un sencillo procedimiento de exposición a la situación que produce ansiedad puede ser suficiente para lograr superarlo. Sin embargo, en otros casos se hace necesario el asesoramiento y ayuda de un profesional para guiar el proceso con seguridad y sin riesgos de empeorarlo.

Infantes que promocionan a Primaria, ¿qué necesitarán los escolares tras el confinamiento?

De todos los posibles problemas académicos derivados de la situación que hemos vivido, el de los alumnos de Infantil que en Septiembre entrarán a 1º de Primaria es uno de los que más nos preocupa. Sus clases quedaron totalmente suspendidas, como es lógico, pero su promoción al curso siguiente no se detiene.

Aunque oficialmente en nuestro país la etapa de Educación Infantil no tiene objetivos curriculares, la realidad práctica es que en la mayoría de colegios se espera que estos alumnos sepan leer ya (o tengan buenas bases) cuando inician el primer curso de Primaria. Un año cualquiera, dichos niños se encontrarían en estos momentos en clase, aprendiendo el alfabeto, las sílabas y las palabras, siguiendo el progreso habitual y contando la mayoría con unas bases adecuadas para consolidar la lectura al curso siguiente.

Sin embargo, ese proceso de aprendizaje se ha visto interrumpido en seco, pero el paso de curso continúa. Nos preocupa especialmente dado que el sistema educativo se apoya fundamentalmente en la lectoescritura. Un retraso en su aprendizaje puede suponer el inicio de una etapa escolar con dificultades. La diferencia en el desarrollo escolar de un alumno que comienza experimentando éxitos difiere mucho de la de aquel que empieza con fracasos tempranos.

¿Qué necesitarán los escolares tras el confinamiento?

Por esta razón, nos hemos volcado en desarrollar un plan especial de Enseñanza y Consolidación de la Lectura durante los meses de verano para lograr que, con nuestra experiencia y recursos, puedan iniciar el curso en septiembre sin ninguna dificultad.

Además, para arrancar con esta “desescalada”, os hemos dejado unas sugerencias de metodología a seguir. Podéis verlas aquí: Niños y niñas volverán a llenar de vida nuestras calles

Albor Psicología
vanessa.delcerro@gmail.com
1 Comentario

Publicar un comentario