¿Qué NO tiene que hacer un buen psicólogo infantil?

¿Qué NO tiene que hacer un buen psicólogo infantil?

¿Qué NO tiene que hacer un buen psicólogo infantil?

A veces no sabemos que puede hacer un psicólogo infantil por nuestros pequeños. Pensamos que quizá solo sea “un servicio para otros niños”, sin plantearnos todas aquellas cuestiones en las que nos puede ayudar. Las principales consultas relativas a los niños son los problemas de conducta, los estados emocionales alterados (miedo o ira, fundamentalmente), además de las relativas a las Dificultades de Aprendizaje. Lo mejor, en cualquier caso, es simplemente preguntar.

Psicólogo infantil en Alcalá de Henares

La intervención psicológica a los más pequeños exige técnicas, tanto de evaluación como de intervención, basadas en los mismos principios que las usadas con adultos, pero ajustadas a su nivel de desarrollo.

En este caso son los adultos los que tienen que percibir que pasa algo con sus pequeños y lanzarse a consultar a los profesionales de la psicología sobre qué es lo que les sucede a sus hijos.

Para ello, vamos a contaros algo muy importante. Tratando de evitaros malas experiencias con psicólogos infantiles o para que quizá, simplemente, perdáis el miedo a realizar una consulta.

Psicólogo Infantil en Alcalá de Henares

¿Qué NO tiene que hacer un buen psicólogo infantil?

  • Limitarse a dar unos cuantos consejos
  • Escuchar “tus penas” con el objeto de que te sientas mejor al terminar
  • Pasar un rato agradable con él/ella charlando sobre tus preocupaciones
  • Resolver tus problemas en unos días con una técnica “mágica”
  • Bucear en tu mente buscando traumas infantiles

Un psicólogo no es un consejero, es un profesional y, como tal, ha de tratar a cada paciente de forma personalizada.

Metodología de atención a niños en la psicología

Lo primero de todo será, siempre, escuchar a los adultos. Conocer el problema, su evolución, las circunstancias alrededor de él y, después evaluar, establecer una hipótesis y un plan de trabajo.

Esto que para algunas personas puede parecer obvio, nos gusta resaltarlo porque hemos conocido casos en los que esta evaluación, de vital importancia, no se ha efectuado.

El proceso de evaluación psicológica con niños es diferente al que se lleva a cabo con los adultos.

En esta evaluación vamos a ver:

  • Qué objetivos tienes al venir a consulta
  • Qué quieres conseguir
  • Qué cosas crees que hay que cambiar o qué cosas no consideras ajustadas a su edad (Que deje de hacerse pis en la cama, que duerma solo, que tenga más amigos, que no pelee con sus hermanos, etc.)
  • Y, en ocasiones, es necesario evaluar características personales del menor como atención, razonamiento, competencias básicas, etc.

Para realizar esta evaluación se os realizarán preguntas relativas a dichas conductas (sueño, comida, habilidades sociales, hitos evolutivos, etc.)

Para continuar con la evaluación, lo siguiente será identificar las variables que mantienen el “problema”. Es aquello sobre lo que se va a trabajar, así que, además habrá que evaluar también las respuestas ante dicho “problema”.

Psicólogo en Alcalá De Henares

Para llevar a cabo toda esta evaluación en ALBOR -COHS valoramos las características personales de cada caso y sus circunstancias mediante una Evaluación Psicoeducativa Integral.

A partir de esa evaluación diseñamos y llevamos a cabo un Plan Individualizado de Ayuda al Desarrollo de cada menor. Una vez diseñado, es el momento de llevarlo a cabo. Si este plan de  intervenciones está bien diseñado, hay muchas probabilidades de que los cambios conductuales comiencen a verse de manera efectiva. Pero, para que el cambio de conducta sea duradero, una vez realizada la intervención, habrá que pasar a una fase de seguimiento. Las visitas al psicólogo se espaciarán hasta que esta nueva conducta se haya “normalizado”.

Obviamente este no es el único método de intervención ni, obviamente, estas implican solamente a los menores. En muchas ocasiones (por no decir que en casi todas) hay que incluir a todos los agentes importantes en la vida del menor, incluidos colegios, profesores, abuelos y, por supuesto, padres.

Pero como os decimos, para ello, y para realizar la mejor intervención como profesionales de la psicología infantil, la clave es la evaluación.

Albor Psicología
info-alcala@gac.com.es
Sin comentarios

Publicar un comentario